Ganas de futuro


Somos padres, de los cuales una parte tiene como lengua materna el alemán y la otra el español. Esto significa que desde un primer momento y como un preciado legado, le regalamos a nuestros hijos una lengua materna y una lengua “paterna”.
Hemos creado el proyecto BiKi, una guardería bilingüe, para fomentar y ayudar en la búsqueda de identidad de nuestros hijos y en su desarrollo lingüístico.

Si los niños no se incorporan a un entorno alemán, porque, por ejemplo, la madre o el padre alemán ejerce un trabajo que les impida pasar suficiente tiempo con ellos, a la edad de escolarización estos niños no suelen dominar el alemán, o solo de manera deficiente. Una carencia que es difícilmente compensable.

Una buena educación lingüística, tanto en el ámbito alemán como español, es una parte importante para su preparación a la escuela. No solo es el fundamento para el aprendizaje de otras lenguas, sino, en general, para su futuro.